«No hace falta una paga para que los niños aprendan a ahorrar»

Enseñar a ahorrar a los niños no solo tiene una faceta económica, sino también es enseñarles a comportarse de una manera más responsable con los recursos del planeta y el medio ambiente. El ahorro, además, ayuda a los más pequeños a vivir de una manera más consciente, permitiéndoles valorar y disfrutar más de los aspectos no materiales como pasar más tiempo con sus seres queridos, un paseo por la playa o disfrutar de las vistas de un buen paisaje. Pero, ¿cómo podemos trasmitir a los más pequeños el valor del ahorro?

«Enseñar a ahorrar a los más pequeños es prepararles para la vida y nos permite enseñarles el valor de la responsabilidad», afirma Ana Herrero, psicóloga y coordinadora del departamento de Orientación del grupo Brains International Schools. «Para enseñar a los más pequeños a ahorrar, no hace falta hacerlo a través de una paga, existen multitud de estrategias en el hogar que nos permiten inculcar este valor en los niños», añade.
(ABC. Padres e hijos)

«Una educación creativa ayuda a los hijos a encontrar mejores trabajos»

 

Entrevista con Martina Leibovici-Mühlberger, una de las autoras del informe ¡Buenos días creatividad! patrocinado por la Fundación Botín

—¿Por qué es tan importante el modelo de los padres en la creatividad de sus hijos?

—Primero habría que definir creatividad como la habilidad que tiene el ser humano en resolver problemas, bien sean matemáticos, o personales. Y la familia es el primer lugar donde aprendemos a relacionarnos con el mundo. Los niños son unos observadores tremendos. Por eso los padres son los primeros responsables de la foto que se hacen sus hijos del mundo, o de la creatividad con que se enfrentan a este. Como dijo la doctora Margaret Morgan Lawrence: «la creatividad nace en la cuna familiar y en el mundo interior de los padres, antes de que nazca su hijo». Somos muy responsables de su futuro. Hasta el punto de que una de las conclusiones que podemos extraer de nuestro informe «¡Buenos días creatividad!» es que una educación creativa y rica en artes facilita en un 17,6% las posibilidades de cursar estudios superiores y de conseguir mejores trabajos, al tiempo que reduce en un 10% las probabilidades de caer en el empleo.

—Exactamente, ¿de qué manera es útil la creatividad en el mundo del trabajo?

—Gracias a la creatividad, el ser humano adquiere perspicacia en la resolución de problemas, pensamiento lateral, pensamiento integrado emocional y cognitivo, conciencia autorreflexiva, gran flexibilidad cognitiva, funcionamiento social complejo y capacidad de adaptación a un entorno en constante cambio. Nuestros hijos deberán perfeccionar estas cualidades si quieren competir con éxito en el futuro. Podría hacer un símil con el trabajo realizado por el grupo de expertos internacionales que ha elaborado el informe «Buenos días creatividad» para la Fundación Botín. Nos dieron toda la libertad y el espacio del mundo para trabajar. Confiaron en nosotros, no nos marcaron ningún límite, y respetaron al máximo nuestro trabajo. De ahí los magníficos resultados. Ese es el tipo de instituciones, ágiles, adaptables, y en definitiva, creativas, que necesitaremos en un futuro.
(ABC. Padres e hijos/Familia)